vacuna

SALUD

5 claves para garantizar la seguridad de las vacunas

5 claves para garantizar la seguridad de las vacunas
Hasta un 50% de las vacunas se desperdician cada año por mal control de la temperatura.
 

Cómo son los ultracongeladores diseñados para mantener las vacunas a bajas temperaturas. Especialistas advierten que podrían estar pasando por alto los componentes clave de su solución: el acondicionamiento de la energía y el suministro de emergencia para este equipo crítico.

 

De acuerdo con la Organización Mundial de la Salud, cada año, hasta un 50% de las vacunas se desperdician debido a un manejo inadecuado que incluye problemas en el control de la temperatura. Con las nuevas vacunas contra la COVID-19 de Pfizer y Moderna que requieren un almacenamiento a temperaturas extremadamente bajas, hoy más que nunca es imprescindible hacer frente a este problema. Especialistas en eficiencia energética e infraestructura crítica cuentan los detalles sobre un correcto manejo de la temperatura.

La primera ronda de vacunas contra la COVID-19 ha empezado a distribuirse, por lo que las organizaciones de salud necesitan actuar desde ya con el fin de garantizar su preparación para recibir y gestionar estos fármacos que potencialmente podrían salvar vidas. Los hospitales ya están adquiriendo ultracongeladores diseñados para mantener las vacunas a temperaturas tan bajas como –80° C.

Sin embargo, advierten que podrían estar pasando por alto los componentes clave de su solución: el acondicionamiento de la energía y el suministro de emergencia para este equipo crítico. Con el fin de mantener temperaturas tan bajas de forma constante, los congeladores consumen una gran cantidad de energía. En caso de que la fuente de alimentación se vea comprometida por alguna razón, esto pone en riesgo al limitado suministro de vacunas, una situación que podría ser desastrosa en este momento crítico en la lucha contra el coronavirus.

Elegir el suministro de emergencia adecuado

En vista de lo mucho que está en juego, un suministro de emergencia para los congeladores de baja temperatura debe ser parte de la solución en cada ubicación donde se almacenen las vacunas. Lo ideal sería que esa solución incluya un suministro ininterrumpido de energía (UPS) inteligente que reúna los siguientes cinco criterios:

  1. Tecnología de doble conversión en línea: Existen tres tipos principales de configuraciones de UPS: fuera de línea, interactiva y de doble conversión en línea. Para las aplicaciones más críticas, una solución de UPS en línea y de doble conversión ofrece el mayor grado de protección. Con este tipo de UPS, sus ultracongeladores estarán completamente aislados del suministro eléctrico bruto y protegidos contra subtensiones, sobretensiones, cortes eléctricos y caídas de tensión que podrían poner en peligro su capacidad para mantener las vacunas en su interior a la temperatura correcta.” explican los especialistas.

  2. Cero tiempos de transferencia a las baterías: En aplicaciones donde incluso se utiliza un generador, existe un tiempo de transferencia relacionado con la conmutación de la fuente de alimentación principal al generador de respaldo. Durante este intervalo, la operación del congelador podría verse perjudicada y poner en peligro los contenidos en el interior. Un UPS de doble conversión llena el vacío del tiempo de transferencia con alimentación de las baterías hasta que el generador entre en acción. Para una protección superior, el UPS debe trasladarse a la energía de respaldo de las baterías de manera instantánea y asegurar un suministro de energía realmente ininterrumpido y una temperatura constante para conservar las vacunas.
     

  3. Tiempo de ejecución escalable: “Algunas veces un generador no está disponible o el plan de contingencia para los sistemas críticos requiere horas y no solo algunos minutos de ejecución de las baterías. En estos casos, un modelo de UPS capaz de detectar y conectarse con los gabinetes externos de baterías para acceder a la alimentación adicional de las baterías puede ofrecer este nivel de soporte.” indican desde Vertiv.

  4. Capacidades de monitoreo remoto del UPS: Es importante saber que el UPS siempre estará funcionando según lo previsto y haciendo su trabajo en todo momento. El personal de las instalaciones también necesita saber que las baterías del UPS están completamente cargadas y listas para descargarse siempre y cuando así lo requieran. Un UPS inteligente permite el monitoreo remoto y local, lo cual ayuda al personal a gestionar el estado de las baterías y anticipar de manera proactiva sus fechas de reemplazo. Las notificaciones de alarmas enviadas por correo electrónico o mensaje de texto mantienen informado al personal ante cualquier problema eléctrico y agiliza el tiempo de respuesta si llegara a surgir algún problema con las unidades.
     

  5. Fácil instalación y operación: Debido a las muchas responsabilidades de los servicios médicos, un UPS no puede añadir más complejidad a la ecuación. Un sistema de solo conectar y usar, fácil de instalar y configurar, y capaz de soportar varios congeladores garantiza que su suministro de emergencia continúe siendo una ayuda en lugar de un obstáculo. Un factor de forma compacto, flexible que pueda montarse en el piso o en la pared optimiza aún más la instalación y ocupa un espacio mínimo. Finalmente, una interfaz que facilita el uso y la lectura de la información y diagnóstico del sistema ayuda a simplificar su operación y mantenimiento continuo.

Esté preparado para darle a sus vacunas contra la COVID-19 la protección que se merecen.

Las nuevas vacunas de Pfizer y Moderna representan una esperanza necesaria para la batalla contra el coronavirus. Los ultracongeladores, junto con los sistemas de UPS de doble conversión en línea que los respaldan, tendrán un papel clave en los esfuerzos de cada instalación de atención médica para garantizar que toda dosis sea bien aprovechada.

5 claves para garantizar la seguridad de las vacunas